Capitulo 14.

154 consultas

Víctor Kray visitó el jardín de las estatuas. Recordaba perfectamente. El anciano estaba asustado y se sentía viejo. Avanzó a hacia las estatuas rodeadas de niebla. Llevaba un arma. Desde el interior del jardín observó que estaba vacio.

Max despertó y recordó que estaba en la cabaña de la playa. La playa estaba desierta y la marea se había llevado el bote de Roland. Dejó a Alicia y a Roland durmiendo, y se dirigió a la casa para volver a ver las películas de Jacob porque estaba convencido de que en ellas estaba la respuesta de todos los misterios. Ahora lo que se veía en la cinta era un paseo por la casa que terminaba en la habitación de Irina frente al armario. Vio la mano con guante blanco que sostenía el reloj que su padre le había regalado, las agujas de este retrocedían a gran velocidad hasta que lo hacían explotar. Después la cámara se dirigía a el espejo del tocador pudiendo ver la imagen de quien sostenía la cámara, era Roland. En ese momento la película se atascó.

De pronto alguien golpeó los cristales pidiendo que le dejara entrar, era el farero.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas